ANDRÉS MARTÍNEZ DE LEÓN      
    1895 - Fundación Martínez de León - 1978

Su Madurez Artística 1943-1978


 

 Original propiedad de Adriano Pena Vázquez, "El Pregón de Mediodía" año 1946.



Comienza una nueva vida, Andrés Martínez de León. Una nueva vida junto a su familia, eso sí cuajada de obstáculos. Obtiene la libertad provisional vigilada, en 1943. Debiendo presentarse ante las autoridades policiales en la Comisaría de Buenavista todos los meses, aún le faltan por cumplir 5.800 días de condena. Martínez de León había pasado unos años en la cárcel como preso político y la sociedad no estaba en ese momento concienciada para que  la integración de estas personas se hiciese con facilidad. El miedo estaba presente en cada momento.

Los periódicos en los que Andrés trabajaba antes de estallar la Guerra Civil, "El Sol", y "La Voz", los hicieron callar para siempre. En sus maquinas incautadas por Falange se imprime el diario "Arriba". 

Uno de sus primeros encargos lo recibe del Ayuntamiento de su pueblo natal, para que diseñe la artística Plaza del Rocío, que se inaugura en junio de 1947. Se reencuentra  con su marisma, soñada tantas veces por él durante su presidio, y realiza las ilustraciones de una obra de Salvador Fernández Álvarez, "Prosas de Vega y Marisma"  y para el poemario "Romances del Sur" de su hermano Manuel Martínez de León,  afincado éste, en Salteras (Sevilla).

Su colaboración en la revista taurina "El Ruedo", de venta en España, Francia y países de habla hispana; sus tiras cómicas para la revista satírica "Don José", y sus colaboraciones en las páginas deportivas del Diario España de Tánger, que dirige Gregorio Corrochano; las ilustraciones de la baraja taurina, de Heraclio Fournier; varios carteles para espectáculos de Manolo Caracol y Lola Flores, la pareja artística más popular de la época, le sirvieron para recuperar en parte la notoriedad conseguida desde casi su mayoría de edad hasta el momento.

En abril de 1951, vuelve Martínez de León con su personaje "Oselito", a las páginas de ABC de Sevilla, para narrar e ilustrar las corridas de la Feria de Abril, ademas colabora con este diario en sus ediciones de Andalucía y Madrid. Ilustra innumerables obras de escritores de toda la geografía española. Sin apartarse del dibujo, trabaja concienzudamente, el oleo, los acrílicos y la mezcla de ambos, hecho que le proporciona bastantes éxitos, siendo esta etapa de su vida la de mayor creatividad artística, que se  convertiría en varias exposiciones y encargos en toda la geografía española que aumenta a partir de 1951, por sus exposiciones en países como Argentina, Venezuela, Méjico, Colombia, etc...

Adquiere un  piso en la Calle Felipe II donde pasa largas temporadas, en su Sevilla, a un paso de su Triana, de su pueblo natal, y de la marisma,  evocadora de múltiples obras del genial pintor. Llega otro reconocimiento en Sevilla, el Real Betis Balompié lo nombra Socio de Honor del club.

Martínez de León no abandona su faceta de escritor, en 1954, Ediciones Aguilar publica  "LOS AMIGOS DEL TORO, El Toreo Sus Males y Su Remedio por Oselito". Esta obra compuesta por treinta historietas, 141 ilustraciones, mucha guasa sevillana y por tanto un enorme tratado taurino colmado de exquisita gracia, en defensa del toro.

Se suceden exposiciones en importantes Salas de Madrid: Galerías Alcón, Vilches, Dardo, El Callejón, y Eureka. En esta última, su exposición tiene gran repercusión en los medios de comunicación, especialmente en la prensa española. En ABC, se publica un reportaje que ocupa 3 de sus páginas, bajo el titulo "Un Self Man Que Triunfó en su Tierra"; en la revista taurina "El Ruedo", ocupa las 2 páginas centrales y otra amplia entrevista  en la revista "Lecturas".

En Sevilla Galería  Velázquez, Sala Florencia, Sala de exposiciones del Pabellón Mudéjar de la Plaza de América y Círculo Mercantil, ubicado en la misma calle que tuvo lugar su primera exposición  y que vio nacer a Martínez de León como profesional del dibujo y la pintura, la sevillana calle Sierpes, donde Juan Carretero Luca de Tena,  entonces director del "Noticiero Sevillano", lo busca para ofrecerle su primer trabajo profesional. En la sede del Círculo Mercantil expone Andrés cada primavera desde 1968, donde se reencuentra con sus amigos, aunque la primera visita obligada al llegar a Sevilla, es a la casa o el estudio fotográfico de su amigo  Juan José Serrano.

Desde el año 1962 el Ayuntamiento de Coria del Río (Sevilla) recibe cada año una obra enviada desde Madrid por el pintor coriano, que simboliza el  gran afecto que Andrés tiene por su pueblo natal, ilustrando el cartel de la feria de cada año, hecho que se produce hasta 1977.  Su pueblo natal no se olvida un solo instante de Andrés, al que le pusieron un paseo con su nombre en 1926 y le rindieron varios homenajes, ahora se suma el Coria C.F. nombrándolo Socio de Honor y el Ayuntamiento ofreciéndole su máxima distinción, según el reglamento de Honores y Distinciones, lo nombra Hijo Predilecto de Coria del Río, gracias a la iniciativa  de un grupo de amigos, a la que se sumó el Ayuntamiento de la localidad, en sesión plenaria con la unanimidad de todos sus miembros. Se le hace entrega de un pergamino que acredita  tal distinción y se  coloca en la fachada de su casa natal en la calle El Palomar,  un azulejo que inmortaliza este hecho.

Al  mismo tiempo  en Sevilla  y en  Madrid se suceden exposiciones y reconocimientos a Martínez de León, dibujante,  pintor,  escritor, pionero con sus divertidas historietas, por su extraordinaria y brillante carrera artística, en todas sus facetas, dejando tras su fallecimiento en Madrid el 25 de mayo de 1978, un vacío que provocó un reconocimiento unánime de las instituciones públicas, la prensa, el mundo de la cultura, del fútbol y los toros; por su trayectoria plagada de éxitos, por su particular  y divertido modo  de informar e ilustrar la noticia para los distintos medios para los que trabajó, dejando una huella imborrable  que permanece en la memoria de todos.