ANDRÉS MARTÍNEZ DE LEÓN      
    1895 - Fundación Martínez de León - 1978

Juan Belmonte, Matador de Toros: Su Vida y Sus Hazañas

Manuel Chaves Nogales


Editado por Estampa, en 1935, ilustrado por Andrés Martínez de León y Salvador Bartolozzi, 128 páginas. Ha sido reeditada esta obra en varias ocasiones, siendo una de las obras con más éxito de Chaves Nogales. Esta obra ha sido traducida y editada en varios idiomas: Japones, ingles, francés e italiano, y la ONCE la  ha editado en sistema sonoro.

En el año 2009 la Editorial  Renacimiento con la colaboración de la Excma. Diputación de Sevilla, lanza esta obra, con edición e introducción a cargo de la Profesora María Isabel Cintas Guillén.

En el año 2013 de nuevo la Editorial  Renacimiento, en su sección Biblioteca de la Memoria, lanza al mercado editorial una nueva edición con prólogo elaborado por el Profesor Alberto González Troyano.

Según recogen los periodicos de la época,  y especialmente el periodico madrileño *"Estampa", esta obra iba a ser ilustrada por Martínez de León en solitario, pero al ser destinado a Mocú por el periodico "La Voz", no pudo cumplir su firme compromiso tanto con Chaves Nogales como con su amigo Juan Belmonte.


*Estampa, 26 de Junio de 1935, pág. 26
Juan Belmonte Matador de Toros
Estampa 22 de junio de 1935, pág 26.pdf (370.76KB)
*Estampa, 26 de Junio de 1935, pág. 26
Juan Belmonte Matador de Toros
Estampa 22 de junio de 1935, pág 26.pdf (370.76KB)


 

Edición original, Estampa año 1935  

 Editorial Renacimiento, año 2009    

 Editorial Renacimiento, año 2013  

Ilustraciones:

Publicado en "La Libertad", 29 de enero de 1936

 


«JUAN BELMONTE, MATADOR DE TOROS; 

SU VIDA Y SUS HAZAÑAS»


Un gran periodista como Chaves Nogales, que conoce el valor del reportaje moderno, que ha cultivado con positivo éxito, se ha enfrentado con una figura popular como la de Belmonte, el creador de una época del toreo, para contar al gran público la vida del famoso trianero. Con calidades literarias y periodísticas insuperables, la pluma de Chaves Nogales, síntesis y emoción, ha sabido recoger con galanura de estilo lo humano, lo pintoresco y lo interesante del torero, desde chavalillo a millonario, pasando por la lucha rabiosa con la muerte, y la conquista magnífica de la gloria.

 

Más bien que un reportaje, la vida de Belmonte contada por el ilustre escritor es una novela apasionante que en forma biográfica nos revela todos los secretos de un hombre que se ha entregado a su arte con una férrea voluntad y una absoluta confianza en sí mismo, talismán de los triunfadores de todos los tiempos.

 

Juan Belmonte, muchacho acuciado por la miseria de su hogar, se lanza al penoso y terrible aprendizaje del torero; pero no ejercitando su arriesgado entrenamiento en las placitas de los tentaderos, sino en campo raso, a la luz de la luna, y sin otra barrera defensiva que los brazos y una chaquetilla que burlen una y otra vez a la fiera. El anecdotario de esta primera época de lucha está lleno de aguafuertes emocionantes. Se perfilan, con acusado relieve, los rasgos de carácter de aquel muchacho que a lo largo del tiempo llegarla a ser una de las figuras más populares del país. Juan Belmonte -que habla con espíritu subjetivo a través del periodista- descubre sensaciones íntimas que van creando su fe y su valor físico. En el capítulo en que reta al guarda armado que le persigue en las márgenes del Guadalquivir tiene una frase que ha de dar más tarde frutos de experiencia en sazón. «Me convencí entonces de que en la Lidia —de hombres y de bestias—, lo primero es parar». El que sabe parar, domina. De aquí mi «técnica del parón, que dicen los críticos.»

 

Los veinticinco capítulos de que consta el libro tienen su método cronológico. Es decir, vemos a Belmonte desde que pelea por abrirse camino, hasta que retirado, se convierte en rico terrateniente andaluz. Y en medio de esos dos extremos, todas las hazañas, todos los matices de su toreo genial, todas las aventuras sabrosas e interesantes de su vida de ídolo popular. Una novela en que la realidad tiene todas las virtudes de la fantasía. Porque ese es el gran mérito de Chaves Nogales, haber escrito la novela de Juan Belmonte. También se destaca con vigorosa reciedumbre la observación profunda de la psicología de las multitudes cuando nos cuenta la supuesta rivalidad y competencia entre Juan y Joselito..., que no existió nunca. Cada uno de ellos se entregaba a su arte con todas las potencias de su personalidad, para satisfacción propia y del público, dominado por la pasión del partidismo. En la plaza, compañeros; en la calle, amigos. Pero la leyenda—un poco de Imaginación y otro poco de mentira—llenaba de aficionados las plazas de toros. No había rivalidad, sino emulación y estímulo.

 

Podríamos, si tuviéramos espacio disponible, citar muchos aciertos de estas «Memorias» escritas y recogidas por Chaves Nogales. Ello sería objeto de un estudio crítico que no nos incumbe. Pero sí queremos consignar el mérito periodístico que tiene el gran reportaje de la vida y las hazañas del gran torero sevillano. Hay dos Clases de reportajes: el que recoge la nota diaria de la actualidad, que pertenece a la grandeza y servidumbre del periodismo militante, y el que abarca un hecho, un problema o una época, y queda para siempre como prueba documental eterna. A estos últimos pertenece éste de Chaves Nogales. Para los primeros se precisa agilidad mental perspicacia, dominio del interés, y tienen la brevedad de la vida de un número de periódico; para los segundos son necesarias, fundamentalmente, condiciones temperamentales de escritor y todas las virtudes del periodista de raza, y así, ponen emoción, literatura y belleza descriptiva en el relato, amenidad e interés en la prosa, fluida, sencilla y luminosa.

 

El libro ha tenido dos colaboradores gráficos: las ilustraciones de Martínez de León, el dibujante magnífico de «cosas» de toros, que ha sabido estilizar con fina emoción todos los pasajes interesantes de la vida de Belmonte con el acierto genial que le ha puesto en la primera fila de los de su arte, y Bartalozzi, siempre justo en la expresión. Añadamos a este atractivo de lectura un gran número de fotografías que siguen paso a paso toda la actuación del torero, desde que es un muchacho insignificante del barrio de Triana hasta su vida tranquila de hacendado, en su famoso cortijo La Capitana, de Utrera. Chaves Nogales, una vez más, ha renovado su éxito de periodista moderno y de escritor pulcro con este libro, hecho para las multitudes, curiosas de saber el secreto de la vida de sus ídolos, a los que, como en el caso de Belmonte, supieron vencer a la muerte y conquistar la gloria de los elegidos...

 

LÁZARO SOMOZA SILVA