ANDRÉS MARTÍNEZ DE LEÓN      
    1895 - Fundación Martínez de León - 1978

Martínez de León, Dibujante

                                                         Por Ignacio Aguilar


 


 

 

Coria del Río, diciembre de 1995


 

Es sin duda la faceta más conocida  y en la que él se desenvolvía con más facilidad y soltura.

No soy nadie para atreverme a juzgar la bondad o calidad de una manifestación artística. Muchas veces es cuestión de tiempo y moda, pero sobre los gustos personales de una posible crítica a un artista hay que pedirle personalidad y Andrés Martínez de León la tenía. Sus dibujos se distinguen por los de Xaurado en su tiempo o los de Mingote. Su estilo y personalidad es tan fuerte que los hace destacarse claramente incluso de sus mejores imitadores. Su trazo es seguro y firme.



























El mismo decía  "...tomo unos garabatos del natural y después los realizo en el estudio". Esto lo realizaba sin perder nada de frescura, gracia y espontaneidad de la obra en directo. Con cuatro trazos firmes expresaba toda la picardía de un gitanito, el empaque de una bailaora, el momento sublime de un torero o la caricatura de la "pareja". Sin más ayuda que su seguridad. No he notado en ninguno de sus dibujos restos de un replanteo previo con un lápiz.





 

Hay una cosa que me ha llamado la atención, y es el concepto espacial que tiene todas sus obras. En pintura, es natural que se recurra a un segundo plano para determinar el espacio, pero en dibujo no. Él utiliza como elemento definitorio de ese espacio, un trazo en el horizonte lleno de fragilidad y delicadeza que en muchos de los casos es lo más atractivo del dibujo.

Estamos ante una obra muy personal; que creó escuela y los defectos que algunos le achacan, no son más que la mediocridad de sus imitadores y de algunos críticos. 

 


 


 

Desde que Goya hizo su Tauromaquia, nadie en España ha dibujado los lances de la lidia -unas veces en serio y otras en broma- con más vigor, con mayor dominio que Martínez de León.

Nota preliminar: Los Amigos del Toro. El Toreo Sus Males y Su Remedio por Oselito, Ediciones Aguilar-1954.


 

 

 ….Constituyendo una rara y admirable especialidad al distanciarse por completo de las opuestas y conocidísimas rutinas de otros artistas de su clase, son los dibujos de Martínez de León, reales y humorísticas escenas que hablan con elocuencia del discreto talento de su autor, el que al soñar en su imaginación, febricitamente “los asuntos”, los revela sin vacilaciones, trazándolos firme y pasmosamente en el papel con su lápiz de mago, impregnándolos al mismo tiempo con sencillez suprema y saladísima ironía. 

 

Bartolomé Junquero, “Arte y Artistas”. El Liberal, 27 de Enero de 1919. 


…Esa vivacidad del rasgo, ese arte de traducir lo típico en miniatura, esa marchosidad de la mano, esa impresión de ligereza volandera, que son característica del estilo de Martínez de León, tienen, aunque es probable que este artista no haya pensado en ello, un  origen no del todo lejano en las miniaturas de Fortuny. Martínez de León es también dibujante taurino, y se da el caso que entre dibujantes de ese linaje es donde la tradición fortunista, extinguida hace tanto tiempo en otros géneros, sigue viva y actuante.

 

Galerín, (Agustín López Macías), El Liberal, 6 de Octubre de 1934.